CORO SCALA COELI. HERMANDAD DE LAS PENAS (MÁLAGA)

Domingo 12/03/2017 a las 11:30 horas. Oratorio de Santa María Reina y Madre (MÁLAGA). Hermandad Stmo. Cristo de la Agonía, María Stma. de las Penas Reina y Madre y Stmo. Domingo de la Calzada. Función Principal de Instituto dentro del Quinario en honor de su Venerable Titular el crucificado de la Agonía.

PROGRAMA MUSICAL

Jesus bleibet meine freude (J. S. Bach)
Kyrie Misa Ferialis (Anónimo)                                               
Salmo  32 “Que tu misericordia Señor venga sobre nosotros… “
O vos omnes (Tomás L. de Victoria)  
Sanctus (Gabriel Faurè)                                     
Agnus Dei Misa Coral Pio X (Julián Vilaseca)                   -
Eccomi (Marco Frisina) 
Cerca de ti Señor (Himno Cristiano)
Salve Regina (Antifona Gregoriana) –
The Lord bless you and keep you (Jonh Rutter)
 

STMO. CRISTO DE LA AGONÍA. Fue en marzo de 1972 cuando se bendijo la actual talla del Cristo del imaginero carmonense Francisco Buiza Fernández (1922-1983). La obra es ejecutada en madera policromada de pino de Flandes. Se trata de un Cristo corpulento que mide 1,89 metros de longitud aproximadamente. Se presenta aún vivo con el rostro desgarradoramente atormentado. Pende de un madero arbóreo, gira la cabeza a la derecha y eleva la mirada al cielo mientras dialoga con el Padre: “Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado” (Mt 27, 46).Según apuntan Sergio Cabaco y Jesús Abades, “el semblante del Señor es estremecedor, muestra las cuencas orbitales hundidas, los ojos tallados y pintados en la madera, los párpados hinchados, la nariz de tipo hebraico y los labios jadeantes, dejando ver la lengua proyectada hacia adelante y la dentadura tallada. La corona de espinas ha sido esculpida en el voluminoso bloque craneal, y el cabello y la barba, partidos a dos aguas, han sido modelados mediante abultadas y ondeantes guedejas. Los brazos, con detallado estudio de músculos y venas, intentan alinearse con el travesaño al tiempo que el tórax se inclina ligeramente hacia adelante, en actitud de tomar fuerzas para pronunciar las palabras en la cruz. Las manos aparecen crispadas y entreabiertas y las piernas se juntan, superponiéndose el pie derecho sobre el izquierdo, al hallarse sujeto al leño por tres clavos. El sudario, de tonos verdosos, es un paño anudado en la cadera derecha, dejando parcialmente descubierto el costado. Las señales del martirio sobre las aceitunadas carnes son abundantes y llamativas, con grandes hematomas y heridas sangrantes.En la misma línea, Victor José Blanco Costa en la obra Crucificados de Málaga abunda en el “fuerte dramatismo empleado por Buiza reflejado en la tensión muscular y en las manos desgarradas.

         Oratorio de Santa María Reina y Madre (Málaga)

123

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.